Santander, Spain / Alejandra Alarcón en ArteSantander 2011

PRESENTACIÓN LIBRO ALEJANDRA ALARCÓN
ARTESANTANDER 2011 - STAND NÚM. 39
JUEVES, 21 DE JULIO DE 2011, A LAS 7 DE LA TARDE.

Presentado por CAROLINA ARIZA, investigadora en el Centre Pompidou para la actualización de artistas de America Latina.
Con la presencia de la artista.

http://www.galeriasicart.com/?portfolio=alejandra-alarcon

El olor del clan / por Cecilia Bayà

Para una mejor comprensión del trabajo de Alejandra Alarcón, talentosa artista de 34 años, debe decirse que nació en Cochabamba, una ciudad de Bolivia donde la familia es una entidad fuerte y apreciada. Se vive de modo apacible y se conservan muchas tradiciones que la creadora acepta y otras que despe daza. Alejandra entra a la Universidad y consigue una licenciatura en Sociología, posteriormente viaja a México D.F. y obtiene la licenciatura en Artes Plásticas en el Instituto Nacional de Bellas
Artes (INBA). Actualmente trabaja de modo intenso entre México y Bolivia, y expone también en Italia, China, USA, España, Brasil, Bélgica, Chile, Canadá, Argentina y Perú.

Paralelamente encuentra el detonante que complementa su interés de realizar un trabajo autorreferencial: el libro Los hijos de Yocasta, de Cristiane Olivier, que critica el sicoanálisis cuestionando el papel que juega la madre de Edipo en su tragedia. La
autora postula que Yocasta tiene parte de la responsabilidad del drama que vive Edipo. El libro explica el mito a partir del rol de Yocasta, y desentraña lo oscuro dominante, devorador del rol materno. A partir de ese episodio surge en Alejandra Alarcón una
prolífera obra que se convierte en la columna vertebral de su creación, y abarca, dibujos, acuarelas, videos, instalaciones y objetos.

En esta etapa su producción tuvo que ver con el imaginario de los cuentos infantiles, específicamente Blanca Nieves y Caperucita roja. En Blanca Nieves le interesaba la relación de ésta con la madrastra (en realidad, la madre), una relación de rivalidad y com-
petencia de ambas partes. Respecto al trabajo de Caperucita roja, Alejandra comenta: "llegué a un terreno limítrofe, en el que la identidad es una constante negociación con el otro, en el que 'ser' no es algo dado e inamovible si no algo más bien cambiante. Caperucita es el lobo y viceversa".

En Caperucita la más roja, existe un juego perverso: la imagen de niña inocente con la de mujer que conoce y domina la seducción. La perversidad de "niña-inocente" se impone. Los hombres se sienten fuertes ante esa imagen de desprotección: ella "juega" a ser atrapada cuando en realidad es quien lo controla. El poder de la mujer radica en su aparente debilidad.

A nivel plástico, también existe una relación perversa entre la primera apariencia y el contenido de las mismas, relación que refuerza mediante la técnica de la acuarela. La primera impresión, al ver una de las obras, es de atracción. Agrada verlas por su
transparencia, pulcritud, colorido; parecen ingenuas, diáfanas e inofensivas. En una segunda mirada aflora la intención real, entonces el impacto es otro. La pulcritud, la transparencia son sólo una forma, ya que el contenido es muchas veces obsceno y grotesco. Es justamente lo que sucede con Caperucita la más roja, en apariencia candorosa, infantil y desprotegida, cuando en realidad es agresiva, instintiva, animal, peligrosa.

Al desmitificar los cuentos infantiles para desmantelar ciertos imaginarios individuales y colectivos que perpetúan una moral civilizadora, Alejandra devela los contenidos inconscientes de los pequeños y grandes dramas existenciales que contienen estas historias. Construye una nueva iconografía a través de su deconstrucción.

Entre las funciones del arte, la redención puede ser un aspecto importante en el trabajo de Alejandra Alarcón a la que llega a partir de la comprensión de la realidad, de las complejas relaciones personales y los comportamientos que generalmente se analizan o comprenden en los campos de la sicología y la sociología, y que ella hurga en sus obras con ironía y humor para negar la posición de víctima o de género débil, hasta dar un giro a los cuentos infantiles y posesionarse en un nuevo lugar. El juego entre inocencia, seducción y poder es el eje que sostiene su obra.

0 comments:

Post a Comment